Lázaro Estenoz Cosme

INTRODUCTION by Lyn.

Lazaro is a respected Cuban Author & nature writer. It’s an honour to have him writing for B-C-ing-U!
Although it’s written in Spanish, you can read it in English or the language of your choice instantly by pressing the Translate button!

La Ciénaga de Zapata se encuentra al sur de la provincia de Matanzas, y está considerada como el principal humedal de Cuba reconocido internacionalmente. Es un lugar mágico, de una belleza extraordinaria, y constituye una de las regiones naturales más importantes del Caribe insular por la diversidad de ecosistemas y por la riqueza de su flora y su fauna. En el año 2000 fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO y el 12 de abril del 2001 Sitio Ramsar,1 es uno de los lugares de mayor biodiversidad y patrimonio de la humanidad.
Su vegetación, constituye una de las áreas verdes más importantes de Cuba, con grandes herbazales de cortadera de dos filos, macío, junco de ciénaga y flechera, entre otros. Muchos de sus arbustos, como el icaco, y la yana, sirven de sostén a varias especies de orquídeas, que llenan de colorido y belleza el paisaje.
En su fauna, hay animales que trascienden las fronteras locales como la gallinuela de Santo Tomás (Cyanolimnas cerverai), la fermina (Ferminia cerverai) y el cabrerito de la ciénaga (Torreornis inexpectata inexpectata; aves exclusivas, consideradas las de hábitat más restringido del mundo.
También se pueden observar más de cien especies de aves, entre ellas: zunzuncito, cartacuba, siguapa, sijúes, gavilán colilargo, catey, grulla cubana, cotorra, paloma perdiz, barbiquejo, tocororo, y además es el refugio natural de miles de aves migratorias de América del Norte.

1 Se le denomina sitio Ramsar a un humedal que es considerado de importancia internacional debido a su riqueza biológica y sirve de refugio a un número significativo de aves acuáticas migratorias estacionales. La Convención fue establecida en la ciudad de Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971 y entró en vigor en 1975.

En este humedal habitan el cocodrilo cubano y al americano, las iguanas, las lagartijas y los ofidios, entre los que se encuentra el majá de Santa María. Los mamíferos están representados por un endémico local: la jutia enana, además de la jutia conga y abundantes poblaciones de puercos jíbaros y venados. En sus lagunas es posible localizar especies de vertebrados amenazados de extinción: el manatí y el manjuarí, y como es de suponer no faltarán los insectos, los arácnidos y varias especies de ranas.
Y para aumentar el atractivo de este hermoso lugar, se encuentran cavernas muy profundas cerca de la costa sur, en las que el agua varía desde dulces en la superficie hasta muy saladas en las profundidades.

Cartacuba (Todus multicolor)

Cartacuba (Todus multicolor)

¡Sin dudas, conocer este lugar, será una aventura que nunca olvidarán los amantes de la naturaleza! ¡Cuidarlo, significa una responsabilidad vital e inigualable!

Breve recorrido por la historia de la Ciénaga de Zapata

La Ciénaga de Zapata constituye un reservorio natural con un ecosistema frágil, y tiene una extensión de 6 000 km² de superficie, de los cuales el 72% corresponden a áreas anegadas, es la región catalogada como la de mayor extensión y a la vez la menos poblada.2
Los primeros pobladores de esta región fueron los aborígenes, hombres pertenecientes a las culturas mesolíticas y neolíticas que conformaron la prehistoria de estos húmedos parajes, cuya presencia está fechada por los años 2 000 y 1 000 a.n.e. Se cuenta que fue visitada por Cristóbal Colón en su segundo viaje y fue refugio de piratas, corsarios, bucaneros, esclavos fugitivos, y asiento de campamentos y hospitales de campaña del Ejército Libertador. Por sus condiciones geográficas fue víctima de la fracasada invasión de Girón o de Bahía de Cochinos.
Vista en un mapa, muchos asocian su nombre a un zapato, pero aunque por la forma le viene muy bien, la realidad es que las tierras de esta zona que antes se llamaba Rancho de Juan Caballero, ubicadas en la margen norte del bello río Hatiguanico, fueron compradas en el año 1636 por un señor llamado Francisco Zapata, del cual tomó su apellido; por eso desde entonces se conoce como Ciénaga de Zapata.
Muchas anécdotas y leyendas deambulan por la ciénaga, gracias a la imaginación y búsqueda de tesoros y atavíos de los hombres del mar, y algunos topónimos apuntan hacia aquellos bandoleros del mar como los célebres, Diego Pérez, Gilberto Girón, Caletas Ávalo y el inglés Buenaventura.
El apellido del famoso corsario francés Gilberto Girón pasó a la historia no por él, sino por la gran batalla que libró el pueblo cubano en abril de 1961,

2 Los datos del texto, son tomados del libro: La Ciénaga de Zapata. Historia y Naturaleza, que aparece en la bibliografía.
cuando una brigada mercenaria financiada por Estados Unidos fue derrotada en menos de 72 horas.

La ciénaga guarda muchos momentos inolvidables de grandes figuras que fueron atraídas por su belleza, como el gran almirante Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Luis Lorenzo de Clouet de Piette (fundador de la Fernandina de Jagua), el barón Alejandro de Humboldt, Johannes Christopher Gundlanch (gran naturalista, considerado el autor del mayor aporte a la ornitología cubana).
En el año 1862, en los meses de octubre a diciembre recibió a José Martí Pérez, héroe Nacional de Cuba cuando era apenas un niño de 9 años. En estas húmedas tierras conoció los horrores de la esclavitud; la inhumana y repugnante condición a que eran sometidos los hijos traídos por la fuerza del continente africano.
La ciénaga también acogió a prestigiosos científicos, como Fernando Ortiz Fernández, y al eminente naturalista cubano Juan Tomás Roig.
Pero sin lugar a dudas el año 1926 pasó a la historia de la ciencia cubana como el más fructífero, al producirse la excursión ornitológica realizada por el naturalista español Fermín Zanón Cervera 3 quien descubrió tres especies de aves endémicas: fermina, gallinuela de Santo Tomás y la subespecie cabrerito de la ciénaga.
Nidifican en esta Reserva de la Biosfera, el tocororo, la cotorra, el catey y el zunzuncito, considerado el más pequeño del mundo.
En esta zona, predominan, los paisajes de llanuras bajas, pantanosas y semipantanosas, sobre depósitos turbosos y rocas calizas, con suelos hidromórficos y vegetación de sabanas naturales de alto valor estético.
La paisajística tiene sus máximos exponentes en lugares tales como: la Laguna del Tesoro, la Cuenca del río Hatiguanico, Playa Girón y Playa Larga.

3 Fermín Zanón Cervera, fue un destacado naturalista español, natural de Godelleta (Valencia), que combatió en Cuba en la Guerra del 98. En el año 1926, descubrió tres especies de aves nuevas para la ciencia cubana en la Ciénaga de Zapata, en el entorno del poblado de Santo Tomás, que una vez remitidas a la Universidad de Harvard donde investigaba el patrocinador de sus expediciones, Thomas Barbour, se bautizaron con su nombre.

Uno de los rasgos más notables de las características ecológicas de la ciénaga es la existencia de una serie de complejos territoriales naturales submarinos, cuya unidad estructural pone de manifiesto una relativa homogeneidad marcadamente zonal. Igualmente se caracteriza por poseer una flora muy particular con una notoria individualidad biogeográfica.

Zunzuncito (Mellisuga helenae)

Zunzuncito (Mellisuga helenae)

La vegetación se caracteriza por la presencia de especies herbáceas, fundamentalmente cortadera de dos filos (Cladium jamaisence), macío (Typha dominguensis), junco de ciénaga (Eleocharis instertincta), junco fino (EIeocharis cellulosa) y flechera (Sagitaria diversiflora). En época de inundación aparecen la malangueta (Numphar luteum) y la ova blanca (Ninphea rosea). Es el hábitat de cuatro especies endémicas locales de la fauna: jutia enana (Capromys nanus), cabrerito de la ciénaga), fermina (Ferminia cerverai) y gallinuela de santo Tomás (Cyanolimnas cerverai). Existen aquí otras especies como cocodrilo cubano (Crocodylus rhombífer), jicotea (Trachemys decusata), etc.
Los manglares son áreas extensas, y se consideran los mejores conservados del Caribe insular, aquí se encuentran las cuatro especies de mangle que existen en Cuba: mangle rojo (Rhizophora mangle), mangle prieto (Avicennia germinans), patabán (Laguncularia racemosa) y yana (Conocarpus erectus). Las especies de fauna más frecuentes en este hábitat son: Jutía conga (Capromys pilorides pilorides), jutía carabalí (Mysateles prehensilis), gavilán batista (Butoegallus gundlachi), bijirita chillina (Teretristis fernandinae), canario de manglar (Dendroica petichia), cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer), etc.
Son frecuentes otras especies de la fauna: majá de Santa María (Epicrates angulifer), jutía conga (Capromys pílorides pilorides), jutía carabalí (Mysateles prehensilis), paloma perdiz (Starnoenas cyanocephala), sijú platanero (Glaucidium sijú) y el zunzuncito (Mellisuga helenae), quien prefiere los árboles de este bosque para ubicar sus nidos. En los bosques de ciénaga de Santo Tomás se localiza una subespecie endémica local de reptil, el chipojo de Santo Tomás (Anolis lueteogularis calceus ).

Las Orquídeas en la Reserva de Biosfera Ciénaga de Zapata

La Ciénaga de Zapata, posee un gran número de ecosistemas con importantes valores florísticos y faunísticos. Están reportadas para el área 1040 especies de plantas autóctonas de las cuales 130 son endémicas de Cuba y 5 endémicos locales, de estas, 17 están en peligro de extinción y hay un total de 192 notables por su valor económico, científico, medicinal o cultural (las
cifras son aproximadas, porque a medida que avanzan los estudios, el inventario se enriquecerá).4

Orquídeas.

Orquídeas.

Esta gran diversidad se agrupa dentro de 123 familias botánicas y 495 géneros, ocupando las 17 formaciones vegetales que coexisten en el territorio.
Los ecosistemas de la ciénaga presentan una gran variabilidad, determinada por el régimen hídrico del territorio, esto hace que se alternen formaciones vegetales y parcialmente inundadas con bosques establecidos en áreas anegadas, lo que favorece la amplia diversidad y abundancia de orquidáceas en las formaciones vegetales que coexisten para esta reserva de la biosfera.

4 Datos y fotos tomados del libro. La Ciénaga de Zapata. Las Orquídeas de la Reserva Biosfera Ciénaga de Zapata. Leyaní Caballero Tihert y col. (Cortesía de la autora)

Los arbustos que existen en el herbazal de ciénaga: las cuatro especies de mangles, el júcaro, roble blanco, ocuje, vívona y algunas especies de palmas como la palma cana y el guano prieto sirven de soporte a varios ejemplares, que se han adaptado a vivir en todos los ambientes de la ciénaga.

La Laguna del tesoro

La Laguna del Tesoro, con más de 4 m de profundidad y casi 16 km² de superficie, es uno de los espejos de agua dulce más grande de Cuba.
En esta laguna se encuentra Villa Guamá, un sitio que deslumbra por su belleza natural y arquitectónica.
En la Boca de Guamá se encuentran los criaderos de cocodrilos, lugar donde se reproduce en condiciones naturales desde el año 1962, el rhombifer, considerado una especie amenazada, también se puede observar al prehistórico manjuarí.
Para Villa Guamá, la destacada escultora Rita Longa,5 recreó artísticamente las actividades que realizaban los aborígenes, lo cual es complementado por las 49 aldeas tainas, rústicas construcciones hechas de guano y de madera sobre pilotes en las aguas de la laguna y conectadas entre sí por puentes o senderos de madera.

0004

Villa Guamá.

5 Rita Longa Aróstegui. (La Habana, 1919-2000).Importante escultura cubana, considerada figura cimera de esta manifestación en el siglo XX. Premio Nacional de Artes Plásticas en 1995.

Según una antigua leyenda, en el siglo XVI, cuando los conquistadores españoles se adentraron en aquella zona, los indios siboneyes de los cacicazgos de Yaguaramas y Hanábana concurrieron al enclave acuático, atemorizados, lanzaron sus riquezas al agua para que no cayeran en manos de los conquistadores, lo cual dio origen al nombre de Laguna del Tesoro. Otras leyendas guardan relación con el entierro de tesoros por parte de los piratas.
De la historia del cacique Guamá, se cuenta que el indio, líder de una comunidad taina por allá por las serranías de la ciudad primada de Baracoa entre los años 1522 y 1532, en pleno apogeo del dominio español, y guiado en el ejemplo de Hatuey, se sostuvo luchando durante diez años en las montañas, manteniendo en constante alerta a los colonizadores españoles. Las circunstancias de su muerte aún resultan polémicas, tanto como la fecha exacta en que ocurrió. Cuentan que por haber raptado la mujer de su hermano, este lo asesinó mientras dormía. Su historia aparece recreada por la escultora, entre las 26 figuras, representando al cacique, al brujo y al pescador, mientras que otras son representativas de actividades laborales tales como la siembra y el cultivo de la yuca.
Dentro de la flora del lugar destacan las isoras con sus hermosas flores rojas y amarillas, la majagua y la casuarina y de su fauna los patos y pájaros que llegan y se van de la zona, tales como mayitos, cartacubas, zunzunes, negritos y cabreros de la ciénaga, también en sus cristalinas aguas se puede encontrar la llamada trucha de boca grande.

Santo Tomás

En esta zona la vegetación está compuesta de hierbas de tallos largos y erectos conocidas como macíos, y arbustos como el arraigán, la yana y el ácana. También hay lugares tapizados con la hierba cortadera de dos filos, el junco de ciénaga y otras especies herbáceas que existen en casi toda la ciénaga, pero la concentración del endemismo local en Santo Tomás es el hecho que más asombra a los científicos, en un área relativamente reducida que no supera los 2 000 km², habitan, una subespecie y dos especies de aves consideradas endémicas, estrictamente locales de esa zona: la gallinuela de Santo Tomás, la fermina y la subespecie del cabrerito de ciénaga, las que están restringidas a vivir solo en ese pequeño pedazo del mundo.

El río Hatiguanico

El río Hatiguanico, es considerado una de las joyas de la paisajística cubana, aquí se puede disfrutar de la belleza de los manglares mejor conservados del caribe insular, del repicar de los pájaros carpinteros, o suspirar ante la belleza de un roble florecido, donde anida una pareja de palomas.
Esta excursión comienza en la autopista nacional, por el kilómetro 104, aquí se encuentra la desviación hacia el punto de partida, y hasta el río, donde está la casa de los guardianes del parque, así empieza la verdadera excursión que se lleva a cabo en cómodas lanchas de motor que se mueven lentamente. Con su rítmico ronroneo, parece que parten en dos las aguas del río, dejando atrás una estela de ondas burbujeantes. Los primeros kilómetros se recorren a lo largo de un canal artificial, a los bordes del cual crecen árboles y arbustos de tamaños diferentes, como los cedros, ocujes y caobas que parece que se estiran para alcanzar los rayos del sol.
El canal termina exactamente en el punto donde nace el río Hatiguanico, que se origina de un manantial con un caudal de varios metros cúbicos por segundo, llamado por los pobladores “ojo de agua de San Indalecio”, considerado como un enorme manantial que resurge a través de un complejo sistema cárstico que proviene de las montañas del oeste de Cuba. Desde el punto donde nace el río a la desembocadura en la ensenada de la Broa, la vegetación que predomina en los dos lados es el manglar, con el mangle rojo (Rhizophora mangle) en primera línea.
En la parte más cerca de la desembocadura se encuentra, aunque raro y difícil de observar, el manatí y en la zona del canal hay jicoteas y aves acuáticas, y engañosamente se desplazan por sus aguas los cocodrilos.
El espacio mejor para observar las aves son los primeros kilómetros del camino, donde se encuentran numerosas especies de aves acuáticas, en particular las migratorias, las jicoteas y las propias de este lugar: pitirres, bijiritas, mayitos, arrieros, palomas y un sin fin de hermosas aves de nuestra fauna.
El sistema fluvial del río está compuesto por más de 40 km que abarcan el cauce principal y otros afluentes esteros y canales. En sus aguas podemos encontrar: biajacas, róbalos, cuberas y sábalos.
Estos atributos, unidos a la quietud y singularidad de sus paisajes, hacen del Hatiguanico un área protegida colmada de valores naturales, donde la flora y la fauna son privilegiadas.

Las Salinas, santuario de las aves

Las Salinas, santuario de las aves

Las Salinas es un lugar excelente para la observación de la avifauna, resulta el sitio ineludible en un recorrido por la Ciénaga de Zapata, pero para llegar es necesario atravesar marismas y lagunas que se suceden con increíble regularidad, después se debe avanzar por un estrecho camino, que es la única línea de tierra firme.
Las Salinas, es un área particularmente hermosa, considerada por los especialistas el santuario de las aves cubanas, la vista se pierde, encandilada por el brillo del sol en tanta agua. Los graznidos, los silbidos, los revuelos, los aleteos, de las aves, anuncian que se ha llegado a un sitio privilegiado de la naturaleza cubana. El sistema de marismas existente en esta zona la convierte en excelente lugar para dar refugio a las especies migratorias que allí acuden durante la temporada de invierno, entre los meses de octubre y marzo. En este período pernoctan los pájaros que migran desde América del Norte en procura de mejores condiciones, de clima, alimentos y del necesario apareamiento para preservar la especie.
Los ornitólogos reportan la presencia de la torcaza blanca, la cartacuba, el tocororo, el pato de la Florida, el pelicano gris, el martín pescador, el halcón de patos, la corúa, y las gaviotas entre otras.
También de forma permanente, podemos encontrar distintos tipos de garzas, y algunos ejemplares muy difíciles de observar en otros lugares, como el gavilán batista y la cigüeña. Bandadas de grullas habitan en las sabanas, aunque es poco frecuente poder admirarlas.
Sin embargo, el dueño; el rey indiscutible de la región es el flamenco rosado, una especie protegida, del cual expertos aseguran la existencia de poblaciones de unas 10 mil aves, la mayor en este territorio. Sus grandes bandadas colorean de rosado el horizonte, que combinado con el azul del mar y el verde de la vegetación, ofrecen un hermoso espectáculo. El flamenco gusta de las marismas, zonas bajas de aguas superficiales y cálidas, donde encuentra su alimento preferido, los pequeños camarones. Su forma de comer es muy distintiva, con la cabeza invertida y su pico curvo metido en el agua, hace las funciones de filtro para el agua y de jamo para retener su alimento. Aunque sus rasgos más distintivo son su caminar y el vuelo con su largo cuello extendido. Pero, Las Salinas no es sólo aves endémicas, autóctonas o migratorias, sus aguas acogen peces como el macabí, la palometa, el sábalo, el róbalo y las barracudas; la región es sinónimo de historia y también de leyendas.
La ubicación exacta, mirada desde el mar, es cercana al vértice izquierdo de la majestuosa Bahía de Cochinos.
Según los historiadores, se presume que Cristóbal Colón pasó cerca de Las Salinas durante su segundo viaje al continente americano. Sin embargo, el primero en describir la zona fue don Luis Juan Lorenzo D’Clouet (fundador de la Fernandina de Jagua), se cuenta que envió una carta a la reina Isabel donde ponderaba las bondades del lugar para la explotación de la sal. La extracción de este preciado producto se remonta por tanto a la época colonial, y entre los siglos XVI y XVIII el tráfico de piratas y corsarios por las aguas aledañas favorecieron su comercio. También durante las Guerras de Independencia del siglo XIX contra la colonia española, la sal común favoreció a los patriotas cubanos para conservar o preparar sus alimentos.

Los refugios de la fauna

La Ciénaga, cuenta con varias áreas protegidas,6 un Parque Nacional, tres Refugios de Fauna, un Elemento Natural Destacado y una Reserva Florística Manejada.
En Cayo Venado, se puede apreciar la belleza de la flora y su gran variedad, aquí también son numerosas las aves que la habitan y las colonias de iguanas, algo muy impresionante de este lugar es observar un curioso fenómeno natural conocido como casimba, que es una caverna por donde se

6 El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de la República de Cuba, a partir de estudios detallados sobre los valores de la biodiversidad del país, ha establecido las áreas de mayor relevancia ecológica, social-histórico-cultural de la nación para garantizar su conservación y el uso sostenible de la biodiversidad cubana.

escurre el agua hacia el mar, parece como si alguien le quitara el tapón a la vasta laguna.
El refugio de fauna Los Arroyones, es el lugar perfecto para la observación de los herbazales de ciénaga, y si tenemos suerte la fermina, considerada la soprano del corazón de la ciénaga nos trinará una bella melodía que sola ella es capaz de interpretar.
En medio de tanta belleza que ofrecen los bosques de ciénaga aparecen los parásitos de curujeyes y las bellas y abundantes orquídeas, y sobre los palos, el chipojo de Santo Tomás finge dormir; habitan estos bellos parajes, el carpintero verde, el carpintero jabado, el gavilán bobo, el catey, la cotorra, el camao, el zunzuncito y la grulla, también se reporta la presencia del cocodrilo cubano. En los bosques secos de la ciénaga se pueden observar las palomas terrestres camao y barbiquejo.

Cotorra (Amazona leucocephala)

Cotorra (Amazona leucocephala)

Con su incesante picotear, los pájaros carpinteros nos darán la bienvenida en el refugio de Bermejas; por la abundancia de las palmas habitan el lugar 5 de las especies reportadas en nuestro país: el churroso, el escapulario, el jabado, el verde y el de paso, también conviven otras especies que comparten sus nidos, como: el tocororo, el catey, el sijú platanero, el sijú cotunto y las cotorras.
El tocororo, que en sus hermosas plumas lleva los colores de la bandera cubana (rojo, azul y blanco), vuela libremente por el cielo azul de los refugios de la fauna.
De la fauna marina se destacan: la langosta, el camarón blanco, el camarón rosado y algunos peces óseos: el pargo criollo, la rabirrubia, los roncos y otros. De los moluscos marinos; el enorme y atractivo cobo, exhibe su rosada concha nacarada, cuya carne ha sido consumida desde los tiempos de los aborígenes, y que hoy continúa su pesca desmedida, lo cual está provocando que la especie esté en peligro de extinción. Estos animales tienen un papel fundamental en la cadena alimentaria de los ecosistemas costero-marinos y, cuando mueren sus conchas contribuyen a la formación de la arena.
La fauna sésil de estas costas, además de su función ecológica en el ecosistema, es la responsable de la ornamentación de los arrecifes coralinos. Las esponjas ocupan uno de los primeros lugares en cuanto a la biomasa, y diversidad de formas y colores. Son importantes indicadores del grado de estabilidad ambiental.
Los corales son otros adornos inmóviles de los arrecifes, todos están incluidos en el libro rojo como parte de las especies en peligro de extinción del Gran Caribe. Existen tres grupos bien diferenciados y representados en los fondos de la Bahía de Cochinos.
El primer grupo; son los corales pétreos que constituyen el elemento principal de los arrecifes y garantizan la protección de las comunidades de peces y crustáceos que allí se desarrollan.
El segundo; las gorgonias, consideradas plantas marinas, por el aspecto ramificado de su estructura y los más populares son los abanicos de mar.
Y el tercer grupo, está representado por el llamado coral negro, especie muy utilizada en la joyería por el precioso color negro de su esqueleto.
De los peces cubanos presentes podemos mencionar al manjuarí, endémico de nuestro país, de distribución restringida, considerado un fósil viviente por el primitivismo de su estructura corporal. Pertenece al grupo de los llamados peces pulmonados, su adaptación explica el éxito de su vida. Durante la estación húmeda, como el nivel de agua es alto, se puede encontrar en cualquier espejo de agua; con la llegada de la seca, el nivel de agua desciende, quedando atrapado con frecuencia en pequeños charcos que se van secando paulatinamente, sus pulmones auxiliares le permiten permanecer vivo en el fango, hasta que se restablecen para él condiciones idóneas de vida. Otra especie visible en los espejos de agua es la biajaca criolla.
Los llamados sapos son los anfibios de mayor tamaño que se pueden encontrar, tienen la misma apariencia de una rana, aunque su tamaño es mucho mayor, su piel es seca y provista de verrugas, y se pueden encontrar debajo de piedras en el bosque o entre la hojarasca.
Las ranas dependen más del agua y están asociadas al hombre. La rana platanera es muy frecuente en las viviendas, sobre todo por la noche cuando acude para alimentarse de los insectos que son atraídos por la luz artificial. La rana toro es la mayor de todas se introdujo en el país con fines económicos y se ha propagado por todos los espejos de agua, recibe este nombre porque emite un sonido grueso parecido al del ganado vacuno.
El tercer grupo de anfibios; lo integran unas ranitas muy pequeñas, que viven entre la vegetación y que no tienen nombre común muy conocido. En la noche emiten un agradable sonido, que ha llevado en algunos lugares de Cuba a bautizarlas como campanitas. Todas las especies cubanas de este género (excepto una) son endémicas y de ellas tenemos en la zona una escasa representación.
Los reptiles de nuestro país están integrados por 121 especies, pero no pasan de 50 los que se han reportado para la Ciénaga Zapata, parece que no es este el lugar de Cuba preferido por los reptiles; o que el grupo no ha sido bien estudiado en el área. No obstante, gracias a la diversidad de hábitats que la ciénaga propicia, todos los grupos de reptiles tienen aquí algún representante y es curioso notar que en todos los hábitats hay algún reptil.
En el mar se encuentran el carey, la caguama, la tortuga verde y el cocodrilo americano. En los hábitats costero-terrestres en general y en otros lugares rocosos, son frecuentes el perrito de costa, la bayoya y el arrastra panza. Sin embargo, una de las máximas atracciones dentro del grupo de los reptiles, son las iguanas, mostrando su prehistórica y arcaica figura e impresionando con su apariencia feroz.
En las áreas de bosques naturales, habita el venado de cola blanca, especie, que vive en vida silvestre, es posible observarlos casi siempre solos, mientras se alimentan de tiernos brotes, frutos y pastos. Aguzado el oído, siempre están listos a emprender veloz carrera ante cualquier peligro. Este cérvido, no es originario de la Isla, se piensa que fue introducido a mediados del siglo XIX, pero se ha adaptado satisfactoriamente en las condiciones de la ciénaga. Los cervatillos con su pelaje salpicado de manchas blancas y su elegante figura, imprimen a la ciénaga cierta belleza natural.
constituyen auténticas esmeraldas de los bosques cenagueros. También hace presencia la poderosa figura de algún gavilán.
Durante los meses de primavera, la ciénaga es testigo de un fenómeno excepcional: la migración de los cangrejos que en constante marcha se dirigen hacia el mar para depositar sus huevos y llegan a cubrir la carretera imposibilitando el tráfico a los vehículos de motor. Pero lamentablemente miles de ellos mueren aplastados y otros son devorados por algunas especies de rapaces y por los puercos jibaros.

Lázaro Estenoz Cosme. Nació en Matanzas, Cuba en el año 1958. Licenciado en Biología y Química, MC en procesos Biotecnológicos, escritor y guionista de radio. Ha publicado los libros: Cuenta la naturaleza (2006), Historias del Bosque (Premio la Edad de Oro, 2007), La fiesta de la naturaleza (2011), Abecedario de la naturaleza (2012), Ciénaga de Zapata: humedal de los tesoros (2012), Alas de primavera (2014), De la A a la Z: un animal por letra (2014), Sopas, letras y cruzadas ambientales I y II parte (2014).
Nota: Las imágenes son cortesías del equipo de promoción del Grupo Cubanacan Ciénaga de Zapata.

About Lyn

LYN FUNNELL CV (well, sort of!) Lyn had very successful careers as an Air Hostess, Sales Rep, (she was one of only a couple of women. She beat all the men regularly, becoming the Top Rep in the UK, and 2nd in the world.) And then Catering took over. She did everything from the washing-up, to Silver Service Waitress, and Chef. A few times, she had to cook the meal, dash round the other side and Silver Serve it! In between all this, she wrote as often as she could, building up a reputation as a published short story writer, (Horror and a twist in the tale,) and a Poet. She has appeared as a Performing Poet, and a Demo Chef. Then she discovered the world of the Food & Travel Writer. And that’s what she has continued doing to this day. Her main hobbies are Cookery and entering Competitions. She has won many prizes, including holidays and a moped. She enjoys entering Competitions, submitting her original recipes. She was first in many Competitions, including the Good Housekeeping Millenium Menu, Fruits of France, Bernard Matthews Turkey Recipe, and appeared on BBC’s The One Show Spag Bol contest. She was one of three Finalists, coming 2nd, which makes her Britain’s Spag Bol Queen! Now she runs B-C-ing-U! and loves it! After several years of being messed around by Editors, and having loads of contacts, Lyn formed her own online Magazine, vowing to treat her writers fairly, and to do everything possible to further their careers, publicise their books, etc. She now has a band of excellent regular writers, and the Magazine’s going from strength to strength! Lyn’s online published books; Adverse Camber A collection of my published poems. The First Book of Short Stories The Second Book of Short Stories The Third Book of Short Stories. Many of these stories have been previously published. St Anthony of Padua. The Patron St of the Old. A story of one woman’s terrible ordeal in a Home, and her family’s rescue of her. The Girl Who Watched. A Cuban girl is attacked by an English journalist & what follows! Willy the Whizz & the Wormhole. Suitable for Young Adults, aged 15-95! Get Out Of Debt And Stay Out – Forever! Unsympathetic, hard-hitting, realistic solutions to your problems. All these books are published by Andrews UK Ltd www.andrewsuk.com No, I didn’t pay them to Vanity Publish! They’re all available from Amazon, and many other online publishers. LYN FUNNELL.